Cuando mueras, no te preocupes por tu cuerpo…

REFLEXION:

Cuando mueras, no te preocupes por tu cuerpo…

Podrás darte cuenta que lo único que ha muerto es el cuerpo de carne y huesos…

Acércate a él…

Deja en ese cuerpo todas las sensaciones, emociones y sentimientos de baja vibración, que has vivido en esa vida…

Porque le pertenecen a ese cuerpo…

Y ese cuerpo ya no te pertenece a ti…

¿Qué pasará con tu cuerpo físico?

Tu familia hará con tu cuerpo,  lo que sea necesario de acuerdo con su cultura y sus posibilidades.

Ellos te quitaran la ropa,

Te van a lavar

Te van a vestir

Muchos vendrán a tu funeral a «despedirse».

Algunos cancelarán compromisos y hasta faltarán al trabajo para demostrar su dolor y su amor.

Tus pertenencias, hasta lo que no te gustaba prestar, serán vendidas, regaladas o dejadas en el contenedor…

  • Tus llaves
  • Tus herramientas
  • Tus libros
  • Tu ropa y hasta tus perfumes
  • Tus zapatos, las carteras y hasta esas cosas que ni te acordabas que tenías…

Y ten por seguro que el mundo no se detendrá a llorar por ti.

La economía continuará.

En tu trabajo, serás reemplazado…

Alguien con las mismas o mejores capacidades, ocupará tu lugar.

Tus bienes, si los tenías, irán a tus herederos….

Y no dudes que seguirás siendo citado, juzgado, cuestionado, criticado o amado, por las pequeñas y grandes cosas que en vida hiciste.

Las personas que te conocían solo por tu semblante dirán:

¡Pobre hombre, o Pobre mujer! o ¡Él o Ella se la pasaba muy bien!

Tus amigos sinceros van a llorar algunas horas o algunos días, pero luego regresarán a la risa.

Pues la vida en la tierra, continúa para ellos… ¡y así tiene que ser!

Tus animales se acostumbraran al nuevo dueño.

Tus fotos, por algún tiempo quedarán colgadas en la pared o seguirán sobre algún mueble, pero luego serán guardadas en el fondo de un cajón.

Alguien más se sentará en tú sofá y comerá en tu mesa.

El dolor profundo en tu casa durará una semana, dos, un mes, dos, un año, dos…

Después quedarás añadido a los recuerdos y entonces…

¡Tú historia terminó!

¿Terminó?

Terminó entre la gente, terminó aquí, terminó en este mundo, en esta Tierra, en este tiempo…

Sin embargo tu historia continúa en tu nueva realidad… en tu vida después de la muerte de ese cuerpo que habitabas….

La vida a donde no te pudiste mudar con las cosas de aquí, porque además, al irte, perdieron el valor que tenían.

  • Cuerpo
  • Belleza
  • Apariencia
  • Apellido
  • Comodidad
  • Crédito
  • Estado Civil
  • Posición
  • Cuenta Bancaria
  • Casa
  • Coche
  • Profesión
  • Títulos
  • Diplomas
  • Medallas
  • Trofeos
  • Amigos
  • Lugares
  • Cónyuge
  • Familia

En tu nueva vida solo necesitas tu espíritu.

Y el Amor que hayas acumulado aquí, en tu alma, en tu espíritu, será la única riqueza con la que contarás allí.

Esa riqueza es lo único que te llevarás y se amasa aquí… durante el tiempo que estás aquí, en esta bendita Tierra…

Porqque cuando vives una vida de amor hacia ti y hacia los demás…

Cuando estas en  paz contigo, con el prójimo, con todo lo que existe…

Ahí es cuando estás amasando tu Riqueza Espiritual.

Por eso intenta vivir consciente y amorosamente…

Y como dejó dicho San Francisco de Asís:

De aquí no te llevarás lo que tienes.

Solo te llevarás lo que diste»

¡¡¡VIVE!!!

Texto tomado de Internet.

Adaptado por Diana Bonetti

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: